martes, 10 de junio de 2014

Brasil: ¡Todos unidos por el triunfo de los trabajadores del Subte!

Por LER-QI, Brasil

En el cuarto día de la histórica huelga de los trabajadores del subte de San Pablo, que paralizó la principal capital del país y a 4 días del inicio de la Copa del Mundo, el Tribunal Regional de Trabajo (TRT) juzgó la huelga como abusiva, mostrando una vez más que está al servicio de las clases dominantes.

El poder judicial viola abiertamente el derecho democrático de huelga alegando que los trabajadores del subte deberían mantener el 100% de los servicios en funcionamiento en los horarios pico, respaldando la intransigencia del gobierno de Alckimin (PSDB) y la Justicia, que mantiene el 8,7% de aumento salarial propuesto inicialmente por el gobierno y se niega a responder sobre el resto de las reivindicaciones de los huelguistas.

Con el objetivo de quebrar la creciente disposición de lucha que se viene verificando en sectores cada vez más amplios de la clase trabajadora, después del triunfo de los barrenderos de Río de Janeiro, el Tribunal determina el descuento de los días de paro y una multa contra el sindicato. Con eso buscan imponer, a través de un castigo ejemplar a los trabajadores del subte, una derrota al conjunto de la clase trabajadora.

Pero los trabajadores del subte dieron una respuesta contundente. En una asamblea con 3 mil trabajadores aprobaron la continuidad de la huelga por amplia mayoría y el refuerzo de los piquetes. Al unísono, los trabajadores agitaron la canción de guerra que era entonada por los barrenderos de Río de Janeiro y que se extendió por el país como expresión de combatividad: “¡No hay arreglo!, ¡no hay arreglo!”. Aún así, el gobierno del Estado sigue amenazando con el despido en masa de los huelguistas como forma de presión para que vuelvan al trabajo.

Los trabajadores del subte en huelga se ubicaron como expresión avanzada de la combatividad que se viene desarrollando en la clase trabajadora, cuando varios sectores deciden enfrentarse con la supuesta “ilegalidad” al servicio de los patrones y de los gobiernos para defender sus demandas. Para eso, se apoyan en la unidad para la lucha y en la búsqueda de una alianza con la población que sufre servicios públicos carísimos y de pésima calidad mientras ríos de dinero son destinados a los estados de la Copa, para maximizar las ganancias de la FIFA y sus socios capitalistas.

A pesar del llamado “plan de contingencia” a través del cual la empresa trabaja para quebrar la huelga utilizando jefes, personal administrativo y de entrenamiento, el impacto del paro es enorme, no solo por perjuicio económico a los capitalistas locales sino principalmente por los riesgos frente a la Copa.

Al segundo día de huelga, el viernes 6/06 la represión policial al piquete de la estación Ana Rosa (una de las cabeceras de línea más importantes de la ciudad), que por varias horas impidió el funcionamiento del plan de contingencia, hizo que la huelga tuviera un nuevo protagonismo, ganando las páginas de la prensa internacional. La brutalidad del gobierno quedó demostrada con las bombas y las balas de goma, descargadas sobre los trabajadores del subte que buscaban defender su derecho de huelga y denunciar los enormes riesgos a los cuales la empresa estaba sometiendo a la población al emplear, para hacer funcionar el servicio, a personal sin debido entrenamiento.

Si luego de la huelga de los choferes, el gobierno había militarizado toda la ciudad, con decenas de policías instalados en las áreas externas de las estaciones centrales del subte, luego del piquete en Ana Rosa, la policía se instaló en el interior de las estaciones portando ostensivas ametralladoras.
Con la instalación de las Fuerzas Armadas en las calles, para garantizar “la ley y el orden” durante la Copa, y el silencio frente a la intransigencia y la amenaza del descuento de los días de paro de parte de Alckimin, el gobierno petista de Dilma se convierte en cómplice de la represión del gobierno tucano (PSDB) del Estado de San Pablo, contra los trabajadores del subte.

Actuando junto con independientes en la agrupación Metroviários pela Base (Metroviarios desde las Bases), desde la LER-QI tenemos el orgullo de estar en la primera línea para poner de pie esta fuerte huelga; de la organización desde las bases para desarrollar un nuevo activismo que fue la clave de la combatividad de los piquetes; de la preparación del sector para enfrentar a la Justicia; del llamado a la unificación de todas las luchas en curso, como la huelga de los trabajadores de a Universidad de San Pablo, en un paro nacional y de la construcción de una alianza con la población a través de la defensa de la reducción de las tarifas y la estatización del transporte bajo control de los trabajadores, defendiendo también las liberación de los molinetes en diversos momentos.

Ahora, estamos defendiendo con todas nuestras fuerzas: fortalecer la huelga y los piquetes. Con la unidad de este sector que tiene un enorme peso social y con el apoyo de trabajadores y jóvenes ¡es posible vencer!

La Central Única de Trabajadores (CUT), la Central de Trabajadores Brasileros (CTB) y Fuerza Sindical deberían concretar el apoyo que declararon en la asamblea de los trabajadores del subte el pasado viernes y convocar a un paro nacional para fortalecer esta lucha y que se unifique con los demás conflictos en el país. En la medida en que no lo hagan, demostrarán su sumisión al gobierno de Dilma y Alckimin y su complicidad con el intento de imponer una derrota a los trabajadores del subte.

Todos los sindicatos, organizaciones políticas, entidades estudiantiles y populares dirigidos por la izquierda tienen la obligación de fortalecer la más amplia solidaridad activa con la lucha de los trabajadores del subte de San Pablo, participando de las acciones del sector y realizando actos y cortes de ruta en varias regiones del país.

¡Tarjeta roja al TRT! ¡Por el derecho a huelga!

¡Fortalecer la huelga y los piquetes!
¡Todo el apoyo a los trabajadores del subte!

¡No a la represión a los huelguistas y a la militarización del subte!

¡Ningún castigo a los huelguistas y respuesta a sus reivindicaciones!

¡Todos al piquete y al acto en la estación Ana Rosa, el lunes 9/6 a las 7hs. de la mañana!

Argentina. Scioli y Cristina, a los pies de la burocracia, al servicio de Gestamp

Los obreros de Gestamp que el martes 27 subieron al puente grúa para luchar por sus derechos, mientras sus compañeros bloqueaban la fábrica con las organizaciones solidarias, delegados, internas y trabajadores y estudiantes, se mantuvieron en ese lugar hasta el sábado al mediodía, cuando lograron que el gobierno bonaerense decretara una conciliación obligatoria con los despedidos en sus puestos de trabajo.

Estuvieron 4 días y medio en la altura, respondiendo al hostigamiento permanente de los gerentes, la policía, los burócratas del SMATA, el fiscal y el juez. Pasaron hambre y sed porque la empresa no dejaba ingresar sus alimentos y bebidas hasta que por presión de los militantes de los DD.HH. se rompió ese cerco brutal. Les cortaron la luz, quisieron aislarlos, sacaron al delegado de la fábrica. Hicieron de todo pero no lograron que se bajen. Afuera, al menos una vez al día, la policía hacía movimientos para mover los camiones y esto era respondido por los compañeros que llegaron a organizar 7 piquetes que se mantuvieron firmes todos esos días.

Lo que se hizo en esos días es histórico. Una tenacidad ejemplar que despertó la solidaridad de miles y miles de trabajadores y estudiantes. Las muestras de apoyo en fábricas, colegios y facultades fue creciendo y esta lucha se convirtió en una causa popular. Se mostró en la cálida solidaridad de los vecinos, que alentaban, traían café y facturas al acampe. De ahí el respeto conquistado por los compañeros es realmente merecido, de la misma forma que suscitó el odio de patrones, burócratas y funcionarios.

La fuerza de los compañeros hizo que se parase VW, Ford y Peugeot, y faltaban pocos días para que suceda lo mismo en General Motors. La mitad de la industria automotriz paralizada por la lucha de esos obreros y el apoyo de los compañeros que hacían el aguante afuera. Entonces el conflicto se convierte en un problema de Estado y pasa a las primeras planas de los diarios. Una lucha obrera otra vez en el centro de la vida política nacional, que se sostiene por su valentía y por la relación de fuerzas más general que la clase trabajadora conquistó.

El gobierno toma cartas en el asunto. Capitanich dice en su conferencia de prensa que Scioli tiene que resolver el conflicto y se llama a una reunión en Casa de Gobierno donde concurren –además de Scioli y Capitanich –Berni y Granados, Débora Giorgi, la empresa y el titular del SMATA. La reunión es un cónclave de la reacción contra los trabajadores. Los encargados de la mal llamada seguridad, represores confesos, están en la cita para discutir sobre una lucha obrera. Quieren que las huelgas vuelvan a la sección “policiales” de los diarios. Gran parte del poder de un país conjurado para derrotar a los obreros de Gestamp. Un homenaje a la fuerza que pueden lograr los trabajadores. La reunión es hermética y no se sabe qué se discute.

La jornada del sábado

El sábado por la mañana la presidenta le dedica unos minutos al conflicto de Gestamp y para no perder la costumbre hace un discurso antiobrero acusando a los luchadores de Gestamp y a la izquierda. La trascendencia del conflicto, atacado desde lo más alto del poder, pega un salto.

Ese día logró un enorme paso adelante cuando se dictó la conciliación obligatoria con todos adentro. El Ministro Cuartango llega en helicóptero con una resolución favorable a los obreros. Apoyado por el Jefe de la Policía Bonaerense Matzkin, que fue en persona a la planta a las 4 de la mañana junto con el Juez, y les dijo que si no acataban iban a comenzar con las tareas de desalojo. Allí en asamblea decidieron acatarla y bajar. Afuera se festejó este paso adelante, sabiendo que la lucha por hacer cumplir con la conciliación iba a ser difícil. Por eso se convocó a una gran movilización para el lunes a las 5 de la mañana. El acto fue emotivo, hablaron los compañeros que habían pasado los últimos 4 días en el puente grúa, recibieron a sus compañeros y sus familias, a los amigos y a todos los compañeros que estaban apoyándolos. Su valentía fue reivindicada por todos, y no es para menos. Los militantes del PTS que estuvieron en los piquetes todos estos días sosteniéndolos, no solo de la Regional Norte sino también delegaciones de Oeste, de Sur, Capital, de La Plata y de la UBA que llegó en la semana con un micro lleno de estudiantes a dar su apoyo a los compañeros, estábamos allí. El Encuentro Sindical Combativo de Norte había votado el apoyo absoluto a los compañeros de Gestamp y lo mismo hicieron los compañeros del Encuentro en Capital. Para nuestro partido esos días fueron parte de la pelea por hacer de esta lucha un gran combate.

La reacción del gobierno y la burocracia

Cuando el acto terminaba, la Ministra Débora Giorgi abría su boca gorila para tirarse contra la conciliación del gobierno provincial al que también ataca. Comenzaba la presión, y una campaña de engaños en los medios para voltearla. Era la reacción del gobierno nacional y de la burocracia contra el logro de los obreros.

El lunes por la mañana una importante marcha llegó hasta la puerta. Más de 400 militantes del PTS y de las Comisiones Internas combativas de la zona se movilizaron hasta la puerta de acceso. Allí, ante todos los medios, la empresa informa que no iban a dejar pasar a los despedidos. La excusa, que había que poner todas las máquinas a punto. Ante los canales de TV y las radios más importantes, los obreros denunciaron esta maniobra dilatoria para incumplir con la resolución que los obligaba a reinstalar a los trabajadores. A las 8 se hace una audiencia donde la empresa envía un “gestor” para desconocerla y el SMATA directamente no va. En ese momento pega un salto la campaña brutal encabezada ahora por Capitanich, que asegura que la conciliación no es correcta. Luego, el inimputable Aníbal Fernández sale con los tapones de punta, y para finalizar el SMATA con Pignanelli a la cabeza llega al extremo de decir que ellos van a garantizar que la conciliación no se cumpla y no ingresen los despedidos. Pignanelli se pregunta “¿que hace una nieta de desaparecidos en la puerta de Gestamp?”. Alejandrina Barry y Victoria Moyano le responden “es nuestro deber estar allí” y recuerdan que sus padres fueron asesinados luego de que gente como esos burócratas hiciera campañas fascistizantes contra los obreros en lucha. Le responde a este burócrata que ataca brutalmente a la izquierda el diputado de PO y el FIT el compañero Néstor Pitrola que es atacado por Pignanelli. Nicolás del Caño y Christian Castillo le contestan al Jefe de Gabinete que llega al colmo de afirmar que la posición del gobierno en el conflicto ya había sido dada por la empresa y el sindicato, en un caso de cipayismo extremo. Roberto Amador, trabajador despedido que subió al puente grúa y militante del PTS, le contesta a Pignanelli acusándolo de “mentiroso serial”. Este burócrata oficialista había dicho que los compañeros despedidos habían agredido a los demás trabajadores, y que una asamblea mayoritaria había votado aceptar las suspensiones, cuando la realidad es que una asamblea las había rechazado, y la violencia fue ejercida contra los despedidos precisamente por la patota del SMATA en la puerta de VW semanas atrás.

Fraude antiobrero

La patota SMATA se alistaba para ir a Gestamp a la mañana del martes temprano y Pignanelli twiteaba que ellos iban a impedir que ingresaran, en un claro mensaje mafioso. Los trabajadores en asamblea resolvieron concurrir con una delegación de compañeras nuevamente. A la mañana la patota no fue a la cita y luego se sabrá porqué. La empresa hizo una nueva chicana dilatoria al decir que ahora faltaba hacer una revisación médica. Pocas horas después se conoce que el Ministerio de Trabajo provincial había revocado su propia Conciliación a dos días de haberla dispuesto. La presión de la patota y el gobierno nacional surtió efecto, y Scioli, que había dado una conciliación favorable por temor a una represión que terminara con su carrera presidencial, dio vuelta su propio fallo. Un caso único, un mamarracho jurídico y un ataque a los derechos de los obreros. Los diputados Castillo y Del Caño denuncian esta maniobra declarando que “frente a la presión de la patota del SMATA al servicio de la patronal, Scioli rompe con la legalidad al revocar su propia conciliación obligatoria”. El abogado de los trabajadores Agustín Comas dice que “la revocación de la conciliación es nula y sus fundamentos son ilegales, absurdos y contradictorios”. Una burla burda. El Ministerio de Scioli dice que la conciliación no corre más porque cambió la situación de cuando fue dictada. Pero es el acatamiento de la conciliación lo que cambia la situación, como sucede ante a cada conciliación. Un fraude que pasará a la historia por lo obsceno que fue, mostrando el carácter antiobrero de todos los gobiernos que intervienen y su sumisión a una patota que había amenazado con salir en defensa de una multinacional utilizando la violencia, como hizo la Unión Ferroviaria cuando asesinaron a Mariano Ferreyra. El miércoles la burocracia del SMATA dijo que iba a convocar a un congreso de los sindicatos de la industria para discutir como frenar el avance de la “infiltración de la izquierda” en las fábricas. Dan cuenta del desarrollo de los sectores antiburocráticos que se expresaron centralmente en el Encuentro Sindical Combativo de Atlanta y en sus encuentros regionales.

Les preocupa el creciente peso político de la izquierda que se expresa en los 1.200.000 votos de los cuales no pocos son de trabajadores que ya no votan al peronismo y tambien se expresa cada vez que se venden periódicos masivamente en la puerta de las automotrices y autopartistas que sufren ataques con suspensiones por parte de las patronales en complicidad con la burocracia. Todo esto les inquieta y les genera sobre todo una fuerte paranoia que tienen como toda burocracia odiada por la base de las fábricas, que perdió todo contacto con la realidad y le apunta a cualquiera que se les oponga.
Con ese temor fueron a VW a hacer “asambleas” (ver recuadro) donde el impresentable Manrique fue a pasar papelones cuando se preguntaba si esa fábrica debía ser dirigida por el SMATA o por “gente de afuera”, metiendo cámaras y delegados para obligar a los obreros a votar.

Como no podía ser de otra manera y sin cuidar las formas, el miércoles la empresa agradeció públicamente a los gobiernos de Cristina y Scioli, al SMATA y a las fuerzas de seguridad. Un verdadero desnudo del gobierno “nacional, popular y de los derechos humanos”, ahora al servicio de un monopolio extranjero apoyado por una mafia de un sindicato que colaboró con la desaparición de trabajadores. Por ello resonó tanto que en el Congreso nuestro compañero Nicolás del Caño le dijera al Jefe de Gabinete “Usted y la ministra (Débora) Giorgi actuaron como voceros y agentes de una multinacional como Gestamp, ¡y después dicen que se enfrentan a las corporaciones!”.

Los compañeros de Gestamp sintieron este golpe pero se mantuvieron en pie de lucha. Este miércoles convocaron a una reunión muy importante en el Hotel Bauen para discutir nuevas acciones (ver nota). La lucha de los compañeros va a continuar. Nosotros reafirmamos el apoyo incondicional de nuestro partido con la lucha de los obreros de Gestamp.

jueves, 15 de mayo de 2014

¡Todo el apoyo a la huelga de los docentes!



Se cumple la segunda semana de huelga indefinida que sostienen a nivel nacional los trabajadores de la educación, en reclamo por los salarios adeudados desde hace meses y las múltiples  irregularidades que han afectado desde tiempo atrás a profesores y maestros.

El gobierno saliente y su entonces ministro Leonardo Garnier intentaron reducir la situación a un problema informático, cuando es conocido que durante años la negligencia del MEP y sus jerarcas han generado continuos dolores de cabeza a muchos docentes y sus familias, siendo el actual quizá el punto más alto de esa dinámica.

Lo más repugnante es que mientras la situación de profesores y maestros empeora al no recibir ni siquiera sus sueldos, los ministros y jerarcas del gobierno de Chinchilla recientemente se repartieron sin ningún tipo de retraso más de ¢1600 millones en liquidaciones, tras años de recibir jugosos salarios.

Por otra parte, los llamados de Luis Guillermo Solís para deponer la huelga contrastan con las deudas y las dificultades que se acumulan diariamente, y evitan solucionar el problema de fondo. La hipocresía de su pose populista de “sumarse” a la  huelga de los docentes poco antes de asumir la presidencia ha quedado completamente en evidencia.

Desde la LRS nos solidarizamos con la lucha de los docentes, al tiempo que hacemos un llamado para rodearla de apoyo y fortalecerla hasta que sean satisfechas todas las reivindicaciones exigidas sin ningún tipo de represalia por parte del gobierno.

LIGA DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA | LRS

sábado, 26 de abril de 2014

El triunfo del PAC, un gobierno de continuidad neoliberal

Por Bryan Brenes 

Se consolida tercera fuerza electoral para la administración del Estado capitalista costarricense

El domingo 4 de abril en segunda ronda electoral quedó ratificado Luis Guillermo Solís -candidato del Partido Acción Ciudadana- como Presidente de Costa Rica. Con este acontecimiento quedó también ratificada la consolidación de una tercera fuerza electoral en el país, después de vencer 77.8% a 22.1% a su contrincante Johnny Araya Monge, referente del histórico Partido Liberación Nacional.

El nuevo Presidente llega al Poder Ejecutivo con el respaldo de grandes ilusiones, lo que se refleja en los mas de 1.300.000 votos conseguidos -la mayor cantidad obtenida por un mandatario en el país- y la fuerte disposición al cambio de parte de un sector de la población después de 8 años de gobierno liberacionista, valga la pena recordar, marcados por la corrupción, medidas neoliberales y delitos en la función pública.

El nuevo gobierno ante grandes desafíos

Mas allá de las ilusiones de cambio que existen en importantes sectores de la población, existen problemas objetivos que le pondrán límites desde ya a la nueva administración, solo por mencionar algunos ejemplos: el déficit fiscal, la presión de los grandes empresarios que buscan flexibilizar las condiciones laborales de los trabajadores o sanear las finanzas públicas, lo que probablemente pasará por la aprobación de nuevos impuestos y leyes como la del empleo público para flexibilizar la relación entre patrones y trabajadores.

A propósito de las medidas neoliberales ya el nuevo presidente ha anunciado que comprará energía a las compañías privadas de generación de electricidad, cambiando inclusive la posición oficial del PAC, que se había negado a la generación eléctrica privada, ya que esto atentaba contra el monopolio estatal en manos del ICE.

En el plano de las finanzas públicas, Solís no ha tardado en saludar la gestión del Ministro de Hacienda Edgar Ayales, señalando que tomará en cuenta propuestas del rechazado Plan Fiscal durante su gestión. Estos anuncios, se unen a la presión de grandes sectores empresariales y de la política nacional que, después de la reducción drástica de operaciones por parte de Intel en el país; exigen una flexibilizacion en las condiciones laborales, ya que el país estaría perdiendo competitividad a nivel internacional, lo que termina alentando la deslocalización productiva.

Perspectivas

La nueva administración de Luis Guillermo Solís iniciará con el respaldo de un sector de la población del país, en el marco de un acercamiento con las demás fracciones burguesas. Tendrá la obligación de establecer las contrarreformas neoliberales necesarias para que los capitalistas nacionales conserven competitividad, y para esto tendrá que propinarle golpes a los trabajadores. Es un gobierno que mas allá de la cantidad de votos que obtiene, no cuenta ni con la estructura ni con el entramado cantonal que le daba vigorosidad a las administraciones liberacionistas; y como si fuera poco, con el Congreso mas dividido de la historia; en el cual el PAC cuenta apenas con 12 Diputados, lo que ha obligado al señor Solís a buscar alianzas y acuerdos con fuerzas políticas tradicionales del entramado nacional como el propio PLN, el PUSC o el Movimiento Libertario.

Difícilmente los asalariados de Costa Rica podemos esperar cosas favorables del nuevo gobierno, ya que Solís se ha propuesto con toda claridad para administrar los negocios de los capitalistas nacionales y cuidar los intereses de las grandes compañías y no necesariamente para defender los intereses de los trabajadores. Por esto es necesario preparar una perspectiva independiente, obrera y socialista, no solo para enfrentar los ataques inminentes que propinara el nuevo gobierno, sino que se proponga para capitalizar la debacle de los partidos de la burguesía.

domingo, 13 de abril de 2014

Argentina: Parazo contra el ajuste

Por Ruth Werner, PTS Argentina

La jornada del 10 de abril convocada por las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo y la CTA de Pablo Micheli se convirtió en un pronunciamiento nacional de la clase obrera contra el ajuste. Con masiva adhesión en los lugares de trabajo fue un parazo nacional.

Este segundo paro contra el gobierno kirchnerista tuvo mucha más adhesión que el del 20 de noviembre de 2012. Fue total en el transporte y en los servicios donde dirigen las principales centrales convocantes. Y en la industria, en numerosas fábricas de gremios de la CGT oficialista también se sintió con fuerza. En Zona Norte, se paró en alimenticias como Kraft de Pacheco, PepsiCo, en el parque industrial de Pilar en Procter, WorldColor y Unilever, autopartistas como Lear, gráficas como Donnelley y Printpack. También jaboneras como Alicorp de La Matanza. En Bahía Blanca se paralizó el polo petroquímico. En el cordón metalúrgico de Rosario (donde están los obreros de Liliana que vienen de una dura lucha) muchas fábricas no trabajaron. En la gran siderúrgica Siderar más de la mitad adhirió al paro. En la Renault de Córdoba y la Ford de Pacheco los patrones directamente dieron asueto ante lo que se preveía como un paro total. En la Ciudad de Buenos Aires fue importante el paro del subte donde los trabajadores masivamente no concurrieron a su trabajo. Miles de docentes también se sumaron a la medida en todo el país pese a su dirección abiertamente kirchnerista. Los sindicatos, comisiones internas y cuerpos de delegados nucleados en el Encuentro del Sindicalismo Combativo junto a otras organizaciones, y particularmente el PTS impulsamos asambleas en los lugares de trabajo y promovimos los piquetes obreros para ayudar a garantizar el paro allí donde los burócratas oficialistas no llamaban a parar. En este periódico hacemos una extensa cobertura de la adhesión al paro en todo el país.

El gobierno miente

El gobierno acusó el golpe. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, atacó el paro diciendo que no se pudo ir a trabajar por falta de transporte y por los piquetes, desmereciendo el gran pronunciamiento de la clase obrera. Pero quien conozca la historia de los paros de este país sabe que si se quiere ir a trabajar se encuentra la forma de llegar. Capitanich también debería recordar que cuando la clase obrera argentina se decide a luchar lo hace contundentemente. Y es lo que empezó a hacer. La gran mayoría se sumó libremente al paro porque sobran motivos: la devaluación se come gran parte del salario, el gobierno quiere poner tope en las paritarias, el 35% de los trabajadores está en negro, la mayoría de los jubilados cobra la mínima de poco más de $ 2.700.

Los piquetes de huelga colaboraron en convencer a miles de trabajadores. Este método histórico de lucha de la clase obrera nacional y mundial, lo impulsamos orgullosamente desde el PTS y otras fuerzas que izquierda, desde el Encuentro Sindical Combativo reunido en marzo, en Atlanta, con numerosas comisiones internas y sindicatos. Muchos piquetes ayudaron a los precarizados, contratados y tercerizados (los más vulnerables frente a patronales que presionaban con amenazas de descuentos o quita de presentismo) a encontrar una “excusa” para no llegar al trabajo. Y sirvieron además para amplificar una voz alternativa a la burocracia y transformar el paro en activo en fracciones significativas de los trabajadores.

Opositores como Sergio Massa y Mauricio Macri habían condenado previamente el paro. Pero el mismo jueves no hubo político patronal ni medio de comunicación que no hiciera campaña contra los piquetes. El gobierno optó por reprimir con la Gendarmería el más importante, el de Panamericana. Pero no pudieron evitar que se realizara y allí los dirigentes de Kraft, Pepsico, Donnelley y diputados como Christian Castillo del PTS y del FIT, entre otros, denunciaron el ajuste del gobierno, exigieron un plan de lucha a las CGT y a las CTA y reclamaron la absolución de los petroleros de Las Heras.

La izquierda obrera estuvo en este y otros piquetes como en Puente Pueyrredón, en el Acceso Oeste (altura Hospital Posadas), en La Matanza (Ruta 3 km. 21 y en las puertas de Alicorp), en el Parque Industrial de Pilar, en el acceso a la autopista Buenos Aires-La Plata, en Rosario (primero en la autopista y luego en el centro), en la Ruta 66 de Jujuy, en el puerto de Mar del Plata, en la autopista de acceso a Mendoza, en el puente Centenario de Córdoba Capital, en la Ruta 7 de Neuquén frente a la emblemática Zanon y luego en la movilización con Aten. En todos el PTS aportó las principales columnas y sus dirigentes fabriles fueron claves en promover la participación obrera que fue el sello distintivo de los piquetes. Los medios debieron reflejar esta nueva realidad de un sector de la clase trabajadora donde la izquierda obrera comienza a pisar fuerte.

Un nuevo estado de ánimo en la clase obrera

El giro a la derecha del gobierno que incluye devaluación, tarifazos, suspensiones y hasta despidos, indemnización a Repsol y nuevo endeudamiento con los organismos de crédito internacionales, logró reunir consenso burgués. El escenario a derecha se completó con la campaña contra la inseguridad y las políticas de mano dura de oficialistas y opositores que sembraron el clima para que sectores de las clases medias se sintieran valientes para salir a practicar el método fascista del linchamiento.

El paro del 10 es la primera gran acción obrera que se opone con contundencia a la ofensiva ajustadora y al giro a la derecha del gobierno. La gran huelga de los docentes bonaerenses fue un anticipo que obligó a Scioli a retroceder. Pero este paro nacional está mostrando, de conjunto, un cambio de ánimo en la clase obrera adelantando una probable multiplicación de las luchas. La burocracia oficialista de los Caló y los Yasky no pudo salir peor parada, arrodillada ante un gobierno que sólo ofrece ajuste y con decenas de miles de trabajadores que le dieron la espalda este 10 de abril.

Por su parte, Moyano, Barrionuevo y Micheli no quieren pelear hasta derrotar el ajuste. Convocaron a una medida aislada y al hacer su balance, estuvieron lejos de comprometerse en darle continuidad. Estos dirigentes quieren utilizar la fuerza de la clase trabajadora al servicio de algún político patronal opositor. Están cómodos reuniéndose con cuanto derechista aparezca, sea Massa, De La Sota, Macri, o el socialista sojero Hermes Binner.

Desafíos

Se abren grandes posibilidades para la izquierda clasista y el Frente de Izquierda. La gran elección del FIT de 2013 ya había mostrado que cientos de miles de trabajadores que se oponen al gobierno optan por una alternativa de independencia de clase. Ahora el paro ratifica la importancia estratégica de los sindicatos en nuestro país y la emergencia de las organizaciones de la clase obrera en la vida política nacional pese a los límites evidentes de sus direcciones burocráticas. El futuro para desarrollar a la izquierda clasista y revolucionaria depende de comprender estas conclusiones. Está planteado impulsar el FIT como herramienta de independencia política de los trabajadores, pero debe estar combinado con promover una política para recuperar los sindicatos de manos de la burocracia e iniciativas de reagrupamiento de los sectores combativos como las que impulsamos desde el Encuentro de Atlanta. Limitarse solo a la agitación política sin ver la importancia de desarrollar fracciones clasistas orgánicas en los sindicatos termina en el mero electoralismo; al igual que limitarse solo a la lucha sindical deriva en sindicalismo. 
Nuestra estrategia se define por la articulación de estas peleas en torno a un programa y métodos de acción que señalen una perspectiva de independencia política de los trabajadores y la construcción de un gran partido revolucionario que agrupe a lo mejor de la vanguardia obrera que se proponga luchar conscientemente por el gobierno de los trabajadores.

Entre las variantes del frente único obrero está la de impulsar medidas de lucha cuando las centrales obreras convocan pero levantando un programa propio, como hicimos este jueves 10 para desenmascarar la política de los convocantes; o reagrupando a los sectores combativos, como en Atlanta. La “vuelta” de los sindicatos muestra la potencialidad de la clase obrera si estas organizaciones estuvieran en manos de la izquierda para desarrollar las aspiraciones de los trabajadores y ponerlas al servicio de derrotar el ajuste. Para eso hay que conquistar más posiciones en los principales batallones de la clase obrera. Se trata, sí, de pelear por un plan de lucha nacional y de levantar todas nuestras reivindicaciones. Pero fundamentalmente de levantar una alternativa para que las organizaciones de lucha recuperadas de manos de la burocracia levanten un programa de unidad de las filas obreras, de unidad con el pueblo pobre en la perspectiva de la huelga general para derrotar el ajuste y que la crisis la paguen los capitalistas.

sábado, 22 de marzo de 2014

Intervención de Raúl Godoy, dirigente del PTS y obrero de Zanon en el Encuentro Sindical Combativo

Argentina: Masivo Encuentro Sindical Combativo exige paro nacional y convoca jornada de cortes y piquetes



Ante un auditorio de cuatro mil personas que colmaron el estadio de Atlanta, y con la presentación del metrodelegado y dirigente del PTS Claudio Dellecarbonara, comenzó el Encuentro Nacional del Sindicalismo Combativo con intervenciones de Rubén "Pollo" Sobrero (UF HAEDO), y Carlos “Perro” Santillán del SEOM Jujuy, Raúl Godoy, dirigente del PTS y obrero de Zanon, y Javier “Poke” Hermosilla de la Comisión Interna de Kraft.

Todos los oradores coincidieron en saludar lucha docente y en criticar a todas las direcciones de las centrales sindicales, incluyendo a Hugo Moyano, y exigiendo un plan de lucha nacional por aumento de salario en paritarias, contra los despidos y por la absolución de los petroleros de Las Heras condenados a cadena perpetua.

En el acto de apertura, Javier Hermosilla sostuvo: “Vamos a continuar con los piquetes y los cortes de ruta como hicimos el 20N de 2012 cuando fue el paro nacional convocado por Moyano y Micheli para levantar una voz independiente de esas conducciones e imponer todos nuestros reclamos. Y como hicimos el 27 de febrero pasado cuando fuimos miles de trabajadores y corrientes de izquierda que nos unimos en los cortes de Panamericana, General Paz y Puente Pueyrredon, y en todo el país, para exigir la absolución a los petroleros de Las Heras, provocando la furia de Sergio Berni y de Cristina Fernández, que usó la cadena nacional para atacarnos”.


Por su parte, Raúl Godoy anunció que “a la vez que exigimos un paro y un plan de lucha contra el ajuste y la criminalización de la protesta, desde el PTS y las agrupaciones que impulsamos seguiremos en la pelea por recuperar los sindicatos para los trabajadores, expulsando a la burocracia sindical. Para estas peleas tenemos una nueva conquista que son los diputados del Frente de Izquierda”.

Luego del debate en comisiones, se realizó un plenario de cierre donde se leyeron las mociones por mayoría y minoría de cada comisión, que luego se pusieron a votación, e hicieron uso de la palabra trabajadores de las principales luchas del último período, como Liliana, Kromberg y Valeo, entre otros, además de saludos de los diputados del Frente de Izquierda, Angélica Laguna de Neuquén y Christian Castillo de la Provincia de Buenos Aires (que se hizo presente junto al diputado nacional Nicolás del Caño).

Se votaron las siguientes resoluciones:

1) Solidaridad activa con las luchas en curso, en especial la rebelión docente de la provincia de Buenos Aires y las que se libran contra los despidos y suspensiones como en Kromberg y Volkswagen.

2) Repudiar la tregua de las conducciones sindicales. Exigencia de paro nacional y plan de lucha a la CGT y CTA para derrotar el ajuste del gobierno.

3) Convocatoria a una acción de lucha del Encuentro. Apoyar la Jornada nacional del próximo 9 de abril por la Absolución de los petroleros de Las Heras, en el marco de la pelea por derrotar el ajuste.

4) Mesa provisoria de coordinación nacional abierta de los sectores combativos y antiburocráticos. En el mismo sentido, desarrollar Encuentros provinciales y regionales.

5) Resolución especial de apoyo a la huelga docente (ver aparte)

6) Resolución internacionalista en apoyo a la histórica huelga de Panrico, Barcelona (ver aparte)
Contacto:

Raúl Godoy (0299) 15 4052 657 | @RaulGodoyPTS
Javier "Poke" Hermosilla: (011) 1538056785


PDF: Suplemento Especial de La Verdad Obrera